VIDA DE UN WARSIE [-IV-]

Luke Skywalker: fue un humano sensible a la Fuerza y posteriormente un Maestro Jedi que fue instrumental en la derrota del Imperio Galáctico y de los Sith durante la Guerra Civil Galáctica. Fue el hijo del redimido Caballero Jedi Anakin Skywalker y de la Senadora Padmé Amidala, el nieto de Shmi Skywalker, el sobrino adoptivo de Owen y Beru Lars, el hermano gemelo de Leia Organa y el tío de Ben Solo.

Han pasado más de dos semanas desde que vi por primera vez The Last Jedi. Después de esa, han habido cuatro más —dos en catalán, tres en castellano— y a falta de una definitiva en V.O.S.E. tengo más de dos y de tres conclusiones definitivas por las que esta octava entrega de la saga —sin contar Rogue One— es de mis favoritas.

La evolución es necesaria, es inevitable en muchas ocasiones. Nada puede permanecer inmutable y podemos ver muchos ejemplos en todos los aspectos de la vida. Lo estático siempre tiene las de perder frente a lo dinámico. Renovarse o morir. Etc, etc, etc…

Star Wars no es una excepción. Han pasado 40 años desde el estreno de A New Hope, cuatro décadas durante las cuales la saga se ha sustentado en unos pilares más sólidos que las profundidades de la Tierra. Las tramas, tanto en las películas como en las novelas, cómics… orbitaban alrededor de esos pilares, creadores y moldeadores de nuestra querida galaxia lejana, muy lejana. Y eso ahora ha cambiado en varios puntos.

Sigue leyendo “VIDA DE UN WARSIE [-IV-]”

Anuncios

BIENVENIDOS A MMXVIII

Es la entrada que toca, casi una obligación por estas fechas y un punto de partida para muchos sueños, para muchos futuros alternativos que se mueven entre el quiero y no puedo, entre el parecía que sí pero no, o el tan manido este año…

Sea como fuere, cada nuevo año trae consigo una mochila de responsabilidades, de arrepentimientos y de esperanzas. A mí, cada vez me decepciona comprobar que este nuevo milenio no ha traído las maravillas que anunciaban las películas de los años ochenta: no hay monopatín volador, ni cazadora que se seca sola, ni pizzas del tamaño de una moneda de dos euros que en 5 segundos se convierten en una familiar… nada de lo que vimos en Regreso al Futuro se ha cumplido, a excepción de una cosa: nos hemos hecho viejos. Oxidados, pero no acabados.

¿Qué ha sido de 2017? Pues un año de muchos cambios muy profundos -en muchos aspectos- que han servido para evolucionar en positivo, avanzar hacia adelante sin dejar de mirar atrás pero sin dar la vuelta. Un año de gran crecimiento personal, de asimilación de lo que soy y lo que quiero ser.

La única pega, la literatura: este año he escrito mucho menos de lo que me gustaría. Por eso en 2018 encaro la firme tarea de terminar dos proyectos que tengo a medio hacer, y que con suerte verán a la luz la segunda mitad del año que acabamos de iniciar. Un libro de relatos y una novela, todo un desafío que encaro con ganas e ilusión.

Eso en cuanto a la escritura. Pero por si fuera poco y en un ejercicio de locura sin precedentes en mi vida, he decidido volver a los estudios. Tantos años después, y sin haber catado todavía un patín aerodeslizadorZemeckis arruinaste mi vida- volveré meterme de lleno entre libros de texto, apuntes y litros de café en épocas de exámenes. Y lo haré, pues estudiaré Filosofía; una excelente excusa para dar rienda suelta a mi, en ocasiones, incontenible verborrea escrita. Y para qué engañarnos, todo lo relacionado con temas filosóficos me ha gustado desde pequeño. ¿Quiero ser filósofo? No. ¿Profesor de Filosofía? Ni por asomo.

Entonces, ¿por qué? Porque me apetece mucho y me ilusiona. Es una deuda pendiente que tengo con mi madre, pero sobre todo con mi yo veinteañero que perdió momentáneamente el rumbo y dejó de estudiar para ponerse a trabajar.

Brindo por ti, compañero perdido en el pasado, por un increíble 2018.

EL VIENTO EN LA CARA: ENTENDER EL MUNDO EN EL QUE NOS TOCÓ VIVIR

Nuestra capacidad para observar el mundo que nos rodea es limitada, sujeta a varias leyes físicas que hacen imposible estar en todas partes al mismo tiempo. Ha sido siempre así y lo seguirá siendo mientras el ser humano siga siendo un Sapiens. Las distancias son tan grandes que cuando en algunos sitios es de día, en otros es noche cerrada; cuando en un punto del planeta es lunes, en otro muy lejano ya han entrado en el martes. Ese insalvable obstáculo que suponen los miles de kilómetros que nos separan a quienes habitamos este planeta han influenciado de manera clave en el desarrollo de las diversas civilizaciones y culturas a lo largo de nuestra historia. Hoy en día, pese a vivir en un mundo cada vez más globalizado e interconectado, los grandes matices sociales, culturales y vitales siguen más vigentes que nunca.

Leer el artículo completo en Guts Magazine

CIRCO ROMANO 2.0

Leer a ciertos filósofos —clásicos en su mayoría— es asomarse a la ventana del tiempo y darse cuenta de que, en realidad, poco o nada hemos cambiado desde hace 5.000 años. Seguimos con los mismos sueños, con los mismos miedos, con las mismas miserias; en nuestras cabezas continúan revoloteando una y otra vez las mismas preguntas sin que el paso del tiempo y la evolución tecnológica hayan conseguido todavía darle respuesta.

 

Lee el artículo completo en Murray Magazine

VIDA DE UN WARSIE [-III-]

La Fuerza: era un poder metafísico y vinculante, omnipresente, que era el objetivo de las órdenes monásticas de los Jedi y los Sith. Descrita por el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi como “un campo de energía creado por todas las cosas vivas,” algunos pensaban en la Fuerza como una entidad sensible que podría ser capaz de un pensamiento inteligente—casi como si fuera una especie de Dios—mientras otros simplemente lo consideraron algo que podía ser manipulado y usado como si fuera una herramienta.

Semana de estreno, menos de 72 horas para disfrutar de The Last Jedi. Nervios a flor de piel. Revisión de todas las películas.

Y locura en Amazon.

Sigue leyendo “VIDA DE UN WARSIE [-III-]”

VIDA DE UN WARSIE [-II-]

Tatooine: planeta desértico circunvolucional escasamente habitado ubicado en los Territorios del Borde Exterior de la galaxia. Planeta natal de los influyentes Anakin y Luke Skywalker, que le darían forma a la historia galáctica.

Apenas falta una semana para el estreno de The Last Jedi y ya me pueden los nervios. Por si fuera poco, por primera vez voy a ir al cine en el día de su estreno. Y por si fuera todavía más poco, lo haré viendo una maratón de Ep.VII y Ep.VIII —que es la que se estrena— que terminará pasadas las dos de la madrugada del viernes 15 de diciembre.

Sigue leyendo “VIDA DE UN WARSIE [-II-]”

MEMORIA TERMINATA [-XV-]

¿Habéis probado a lavaros la cabeza con agua fría cuando el termómetro de casa marca 5 grados centígrados? Es como menos una experiencia extra-corporal. Extra-corporal porque te mareas hasta un punto que crees salirte de tu propio cuerpo.

Llevo dos días practicando tan dudoso ritual por culpa de la mala suerte, y es que ya podría haberse estropeado el calentador de agua en pleno verano. Pero no, como siempre en este tipo de vicisitudes, la mala pata siempre aparece cuando más daño puede hacer. Y en esta ocasión es daño físico, porque cuando el reguero de agua helada recorre mi afeitada cabeza noto aguijones por todas partes. Y no puedo evitar vociferar, cosa que a las seis de la mañana es jugarme una visita de los vecinos para pedirme, educadamente o no, que procure no tener ataques de locura a esas horas tan intempestivas.

Y el futuro, a corto plazo, no es halagüeño: tengo que hacerme a la idea que probablemente tenga que someterme a esta tortura todo el fin de semana y vete a saber cuántos días más de la semana que viene.

Dicen que el agua fría es balsámica para el cuerpo, lo que no te dicen es que para obtener ese beneficio has de sufrir unos tembleques que no desaparecen hasta que media hora después estás en el metro atestado de gente. Tampoco te dicen los dolores de cabeza que persisten unas pocas horas, como una bruma que empuja las paredes de tu cráneo, deseosa de salir al exterior a través de tus sienes. Daños colaterales para un beneficio de dudosa certeza.

Eso sí, la piel la tengo tersa como la de un bebé.