Artículos

LEER O NO LEER, ESA ES LA CUESTIÓN

El impacto que un libro tiene sobre un lector suele medirse con el paso del tiempo, que determina si la historia ha logrado calar en el recuerdo, si las palabras consiguen hacerse un hueco en ese archivo que muchas veces veta el acceso exterior. El poder de una novela, de un ensayo, o de una obra de teatro radica muchas veces en la propia capacidad de quien lee para dejar abiertas las puertas de su propia imaginación; en esa cuestión radica también la grandeza de la disparidad de opiniones, el interminable abanico de posibilidades que brinda la literatura para ser admirada y amada. Si no es por Dickens, puede ser por Dumas; si no amas por Dostoievski puedes hacerlo por Tólstoi; si no te marca Brönte, puede conseguirlo Wharton…

Puedes leer el artículo completo en Guts Mag

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s