Memoria Terminata

MEMORIA TERMINATA [-V-]

Ascensores.

Si uno lo piensa, no es más que una palabra cuyo significado es incluso extraño, pues parece casi una forma errónea de nombrar a una caja que eleva a persona o cosa que se halle en su interior. Ascensor. Suena más bien a palabra beata, litúrgica: “y entonces ascendió a los cielos…”. En un contexto religioso tiene más sentido que en uno terrenal. Una palabra más propia de las misas que de enormes edificios de cemento armado. Creo que en Latinoamérica suelen decir, en general, elevador. Me parece más correcto aunque sigue chirriando. ¿Por qué no llamarlo subidor? ¿O levantador?  Tal vez ha llegado el momento de enviar una carta -si todavía se hace- a la RAE; imaginar un debate sobre la idoneidad de la palabra ascensor se me antoja divertido. Además, les daría algo de juego, por poco que fuera, a unas personas que me da la impresión de que se aburren soberanamente.

Al final, se use la palabra que se use, a mí cada vez me gusta menos meterme en ellos. sospecho que tiene que ver con las alturas, con la distancia con la que mis pies se separan del suelo; mi molestia empieza a acercarse peligrosamente a la humilde fobia que siento por los aviones, un rechazo que con el paso del tiempo -y sin haber volado desde 2010- se acentúa. Quién me lo iba a decir cuando pasé más de quince horas metido en uno para viajar al archipiélago japonés. Puede que de aquello naciera mi temor, pues hubo varios episodios de turbulencias que viví despierto al no echar ojo en todo el trayecto. No olvidaré jamás la cara del pasajero japonés que tenía al lado y que ya cuando descendíamos para aterrizar, y tras una maniobra del piloto en la que tuvo que dejar caer el avión más de 400 metros, me miró convencido de que mi rostro sería lo último que vería en vida. Por suerte, se equivocó.

Los ascensores no tienen alas, pero penden de una cuerda mientras suben y bajan, con decenas y centenares de metros por debajo. Ahora llevan sistemas de seguridad, frenos adicionales, muchas precauciones que sin embargo no alivian mi débil mentalidad, que imagina sin problemas una caída al vacío cuyo final es fatídico. Mi mente tiende al más profundo de los boicots; si se trata de hechos de índole mortal, todavía más.

Podría dejar a un lado ese pesimismo, esforzándome mucho y haciendo un giro de ciento ochenta grados, pero aunque saliera victorioso de tan gran desafío no podría evitar el factor que queda oculto tras el problema principal. Ese tapado no es otro que la posibilidad de coincidir con otras personas dentro de ese espacio tan reducido, encuentros fortuitos que se vuelven silencios tensos, incómodos segundos en los que no se sabe dónde dirigir la mirada, se intenta apenas respirar porque parece que el ruido de nuestras fosas nasales se amplifica. Soy una persona extraña, que con los años considera a la gente una molestia que prefiere evitar. Y los ascensores han de estar en lo más alto de la lista, porque son centros de reunión del inconveniente, una pérdida de tiempo sin un ápice de beneficio para nadie. Es cosa mía, porque soy un proyecto de persona arisca, un esbozo de futuro anciano huraño; pero no dudo que mucha gente piensa como yo. Sería un grandísimo invento la tele-transportación, porque nos evitaría los ascensores, los atascos y las colas para viajar.

Así que soy de los que suben escaleras, arriba y abajo. Las veces que hagan falta, los pisos que sean necesarios. Al final uno se acostumbra y, todo sea dicho, no deja de ser beneficioso para la salud.

Eso sí, cuando me cruzo con alguien maldigo todos y cada uno de los peldaños.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s