Artículos

ALONE IN THE CINEMA

Sí, voy al cine solo. En solitario. Sin compañía. Conmigo mismo. Y cada vez lo hago más, bien empujado por las circunstancias o por mis gustos personales; sea como fuere, un par de veces por semana me dirijo a pie hasta la sala multicines cercana a mi piso —intento ir siempre a salas clásicas, pero a veces no tienen lo que busco— y repito el ritual: compro entradas, uso descuentos si puedo, elijo la última fila de la última sesión del día y disfruto. Procuro no comprar comida porque a esas horas de la noche ya voy cenado a las salas. Y después de la retahíla de trámites, el disfrute en soledad.

Leer artículo completo en Murray Magazine

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s