Artículos

LA DEUDA PENDIENTE DE LA LITERATURA CON FRANCISCO CASAVELLA

Duele hablar de Francisco Casavella y saber que murió cuando todavía le quedaba mucha literatura por escribir, cuando la vida todavía no había rendido cuentas con él, y que veía cómo escapaba de ella demasiado pronto. Duele saber que era un escritor que crecía con cada nuevo libro que escribía, que subía peldaños con una facilidad pasmosa, un talento de los que florecen uno o dos en cada generación. Pero como si fuera necesario que su vida también se convirtiera en mito, como tarde o temprano lo hará toda su literatura, Casavella murió joven, con demasiado por decir y poco que recordar aún.

Lee el artículo completo en Guts Magazine

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s