Día a día

Viernes 16/09

Cerca de mi casa hay un agujero en el suelo. Es pequeño y ni siquiera un niño podría caerse por él, si acaso un animalillo pequeño desprevenido que estuviera más pendiente de otra cosa que de dónde mete sus patas. Tal vez sea incluso de un tamaño menor.

El agujero está en una arboleda que sirve de parque para perros, pues está dentro de una isla de edificios que ofrecen una suerte de patio interior que sirve de pasaje para los ciudadanos y centro de carreras ociosas para los animales. Ahí se reúnen los dueños con sus mascotas y socializan, tanto unos como otros. La ocupación prácticamente dura todo el día, con relevos de protagonistas, hasta que el funcionario del ayuntamiento acude con su moto ruidosa y cierra los dos accesos al lugar hasta el día siguiente. Así se cierne el lugar en la noche durante la cual imagino que bajo al parque cerrado y me introduzco por el agujero, que me descubre un hogar hecho a mi medida. Mi propio refugio, mi fortaleza de la soledad.

Hay una sala enorme con las paredes llenas hasta arriba de películas de todo tipo: negras, de acción, románticas, de ciencia-ficción, históricas, dramas, comedias, todos los géneros habidos y por haber convergiendo en una televisión gigantesca más parecida a una pequeña pantalla de cine casero.

En otra habitación se hallan los libros. Están todos los escritos y los que se escribirán, ordenados en perfecto orden alfabético y cronológico: una sala del tiempo literaria provista de una hamaca justo en el centro desde la que leer sin descanso hora tras hora. Ah, y también hay una mesa junto a una ventana que tiene vistas al mar pese a estar bajo tierra. Es mágica y obedece a mis sentimientos. No hay nada más, si acaso una despensa con comida. No hay cama, no la necesito (la hamaca es más que suficiente). Mi refugio está completo con esos pequeños vicios. Además, sólo se convierte en ese paraíso si yo me meto en el agujero; para cualquier otro mortal carece de interés.

Ese es mi pequeño agujero particular, que en realidad cabe en la punta de mi zapatilla.

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s